¿De que vale pegar un cartel?

Ser la vanguardia de cualquier tipo de lucha implica siempre grandes y graves riesgos para sí mismo y a la vez  su existencia  es indispensable para que las sucesivas líneas de combate avancen con mayor seguridad y con ciertas garantías de éxito.

Sucede a veces que a quienes constituyeron la avanzadilla de la lucha le es reconocido el mérito de su actuación y su actitud valientes, pero tampoco es infrecuente que las aclamaciones tras la victoria definitiva se las lleve el heroe victorioso que libera el último reducto de las garras del enemigo y entra, bajo lluvia de flores, vítores, besos y aplausos, en la meta final en que se trasforma la capital liberada, mientras que  sobre los caidos en las primeras acciones se extiende el pesado manto del olvido, todo lo más suavizado por un homenage genérico que no hace sino alejar más aun de la memoria colectiva las individualidades que constituyeron la imprescindible vanguardia, impidiendo que  formen parte del júbilo colectivo tras la victoria, y lo que es más, se les perciba, más allá de la retótica al uso, como un verdadero estorbo. 

Creo que sucede lo mismo en las luchas sociales, ideológicas o políticas y que cada cual asume el papel que le toca jugar con mayor o menor grado de aceptación. Así sucede con frecuencia que los individuos o los colectivos que ofrecen propuestas novedosas, trasformadoras o revolucionarias a la sociedad, tienen que librar una batalla más o menos dura para tratar de vencer las resistencias iniciales e irse abriendo camino. Sucede, no pocas veces, que los abanderados de las nuevas propuestas no ven nunca, o al menos no en su plenitud, el resultado final de lo que empezaron y son otros los que se ven beneficiados de sus inventos, sus teorías ,sus propuestas.

 De todos modos, las vanguardias son necesarias aunque a veces cueste trabajo entenderlo y cumplen una función que es indidspensable para que las ideas se abran camino.

Todo esto viene a colación a raiz de la moción que presentó Izquierda Unida en Santa Marta (Salamanca) en el pleno del Ayuntamiento del més de Mayo, uniendose a la petición de que el día 17 de mayo sea declarado como JORNADA UNIVERSAL CONTRA LA HOMOFOBIA,  y que fué aprobada por unanimidad, como lo oyen, incluidos los del PP.

Nada especialmente extraordinario, podrán decirme con razón, ya que la propia Constitución establece con claridad meridiana que nadie puede ser disccriminado por razón de su sexo, edad, religión…; pero a los que somos de estos lares nos trajo a la memoria lo que había sucedido en nuesto pueblo tan solo cinco años atás, en la elecciones municipales del 2003, a raiz de un cartel de IU que colocamos en las paredes y en el que se veía a dos jóvenes del mismo sexo besandose en actitud más bien romántica y cuyo slogan decía : BESA CON LOS OJOS CERRADOS, VOTA CON LOS OJOS ABIERTOS. Bueno, el escándalo fue mayúsculo: todo el mundo nos dijo que era una barbaridad, un escándalo, una herejía y que se yo cuantas cosas más. Incluso, algunos vecinos que nos querían bien nos aconsejaron que retirásemos el cartel por eso del pragmatismo político. Lejos de eso, mantuvimos el cartel, en actitud contra viento y marea, en actitud vanguardista.

Hoy, tan solo cinco años despues, el pueblo ha dejado de ser homófobo. No seré tran engreido de pensar que tan solo por nuestro cartel, pero la verdad es que todo ayuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: